Cuestión de sentido común

Es fácil de aplicar, ¿verdad? Y si es tan fácil, ¿por qué pocas las veces lo utilizamos? 

Apliquemos el sentido común a nuestra pequeña empresa que está empezando y queremos que salga todo bien. 

Empecemos por lo básico, por el principio, de nada sirve tener el tejado, cuando no tenemos los cimientos para poder ponerlo.

Ya tenemos nuestra fantástica idea, esa que nos hará multimillonarios. (…ya me veo ahí en mi mansión, con mi Ferrari en la puerta…)

¿Y ahora? ¿Cómo la probamos? Pues tenemos dos opciones (siempre hablamos de una StartUp):

– Crear el producto al detalle, perfecto. Tardar un año en prepararlo, con el consiguiente gasto en dinero que conlleva.

– Crear un producto mínimo viable. Sacarlo a la luz rápidamente. Ver si gusta o no y dependiendo del resultado, continuar por ese camino o pivotar.

Todos tenemos claro, que la segunda opción es la más lógica pero, ¿por qué nos empeñamos en hacer siempre la primera? 

Seguro que se nos viene a la cabeza, miles de esos productos creados por multinacionales, donde han depositado muchos millones de euros en publicidad, marketing y desarrollo del producto, y después de una semana de anuncios, ¿dónde están ahora? 

Quizás a esas empresas, perder “unos cuantos millones”, no les afecte en absoluto, pero cuando se está empezando y tenemos el dinero muy limitado (en el caso de que lo haya), no podemos lanzarnos a la aventura, gastarnos todo nuestro capital en el desarrollo del mismo y una vez en el mercado, que no le guste a nadie, y sin poder reaccionar por falta de fondos.

Muchos de vosotros, ya habréis deducido, que ese método es el conocido como Lean StartUp. 

Crear un producto mínimo viable, lanzarlo al mercado, y saber cómo reaccionan nuestros clientes, es la mejor manera de saber si estamos por el buen camino, o tenemos que cambiarlo. Aún así, no todo es tan fácil. Aquí entran en juego muchas otras variables como: ¿qué hace mi cliente cuando entra a mi página? ¿compran? ¿cuántos clicks hacen? ¿vienen recomendados por terceros? ¿cómo han llegado a nosotros? ¿cuánto tiempo de media se quedan en la página? ¿se lo dirán a sus amigos? Y un largo etc…

No todo es tan fácil como lo pintan, pero con sentido común, podemos llegar a crear una empresa de éxito.

¿A qué estás esperando para empezar?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: