archivo

Diario de un emprendedor

Hace más de una semana, me dirigí al Ayuntamiento de mi ciudad, y hoy,  escribo mi más profundo rechazo a este organismo.

Que si, que lo entiendo, que están realmente ocupados, y existen muchos trámites burocráticos al respecto, que hacen que se demoren más de la cuenta, pero todo tiene un límite…

Os cuento un poco, que seguro que andáis un poco perdidos:

El pasado lunes, fui al Ayuntamiento de mi ciudad como indicaba un poco más arriba. Me dirigí al mostrador del mismo, y solicité si tenían información sobre emprendedores y empresas. Una amable mujer me dijo que ahí no se daba ese tipo de información y que me tenía que dirigir hacia la Cámara del Comercio que se encontraba unos cientos de metros calle abajo.

Pues nada, raudo y veloz me dirigí hacia este nuevo sitio, no se si fueron por las indicaciones que me ofreció la mujer, o por mi ya conocida capacidad nula a la hora de orientarme, o vete tu a saber, pero preguntando a la gente, allí nadie sabía donde se encontraba la Cámara del Comercio, ni si quiera un policía local que andaba por la zona.

Después de dar varias vueltas, móvil en mano, busqué Cámara de Comercio de la zona, y allí no había nada. Investigando un poco por la web del Ayuntamiento, descubrí que primero había que solicitar una cita previa con este organismo, los días martes, miércoles y jueves, y en horario de 9:00 a 14:00, así que nada, a llamar tocaba…

Al otro lado de la linea, me atendió una chica, la cuál me pidió datos personales (número de teléfono y nombre) y que información quería. Al terminar añadió que le pasaría nota a las personas que se encargaban de esto, y que ya me llamarían para concertar una cita. También dijo, que la cita se produciría en base a la “apretada” agenda, que este organismo tenga, por lo que no me podía decir cuando ni donde se iba a producir.

Así que nada, aquí me encuentro más de una semana después, esperando la dichosa llamada para “concertar una cita”, que a este paso, parece que no va llegar.

Conclusión, buscad información por otros medios, hablad con personas que hayan hecho un camino parecido al que tu quieres hacer, y olvidaros de organismos públicos y demás sandeces, no sirven para nada…

Recopilando información estos días posteriores, os diré la forma adecuada de agilizarlo todo, y no estar perdiendo el tiempo con llamadas innecesarias.

Cada semana me marcaré unos objetivos, tanto a medio, como a largo plazo.

Creo que es la mejor manera de poder ir avanzando. Sino, me estancaría a las primeras de cambio. También es necesario marcarse una fecha límite, para poder cumplirlos.

Los objetivos son:

  • Acudir al Ayuntamiento de mi ciudad a pedir información.
  • Rodearme de gente que tenga los mismos objetivos.
  • Asistir a conferencias de emprendedores.
  • Ir desarrollando el modelo de negocio.
  • Ir creando la página web donde se sustentará la idea.
  • Informarme de como crear una empresa.
  • Crear un apartado de marketing de guerrilla (coste cero).
  • Estudiar sobre SEO.

A pesar de ser objetivos muy básicos, en mi caso, son extremadamente necesarios. No tengo formación al respecto, y no tengo un mentor al que seguir o por el cual guiarme.

Cuando acuda a alguna conferencia o charla, daré una breve explicación de los puntos que allí se han expuesto, y si es posible, debatiremos sobre ello. Subiré fotos, y con el tiempo, intentaré dar mi opinión sobre cuáles me parecen mejores, peores, y el porqué en cada caso.

 

Espero que sirva como apoyo a todos aquellos emprendedores que se encuentran en la misma situación que yo.

¡Ánimo!

Con diferencia, es el mejor consejo que me han dado hasta ahora.

hoyempiezo

No pierdas mucho más tiempo pensando ideas, coge aquella que más te guste, encaje, y adelante, porque dentro de seis meses no se parecerá en nada a lo que empezaste. Por el camino, habrás aprendido lo suficiente cómo para que se te ocurran más cosas y cada vez estés más capacitado para lanzarlas. Quizá entonces, no sólo cuentes con la credibilidad del que esté a tu lado, sino con la de muchos otros, que harán que consigas que crezcas más rápido.

Sinceramente, esas palabras fueron las que me impulsaron a empezar, y no demorarlo más, como había hecho hasta ahora.

Por delante, tengo un camino duro, largo, lleno de preguntas, que ahora mismo, no sabría ni responder, pero sé que si continúo luchando cada día, es un pasito menos para alcanzar lo que realmente quiero en mi futuro.

Prefiero vivir sabiendo que he hecho todo lo posible, pero desgraciadamente no ha salido como quería, que arrepentirme toda la vida de no haberlo ni intentado.

Siempre habrá alguien que te diga: “¿Y si sale mal?”, en este caso siempre contesto lo mismo, “experiencia y aprendizaje, para que en un futuro si me encuentro en la misma situación, saber como tengo que reaccionar”.

¡Ánimo! No le deis más vueltas, y empezad cuanto antes.

A pesar de mi inexperiencia, como remarqué en la entrada anterior, he de decir, que prefiero empezar con este proyecto solo.

Quizás sea una de las primeras cosas que he aprendido en este corto espacio de tiempo.

Hace un año, en Julio de 2012, le sugerí a dos amigos que montáramos nuestra propia empresa de aplicaciones para móvil. En un principio todo eran buenas caras, alegría, reuniones…pero ésto fue desapareciendo casi de la noche a la mañana.

Pasamos de una euforia generalizada, a tirar cada uno por su lado. Todos volvimos a nuestro día a día y parece ser que dejamos aparcado este proyecto, o al menos, es la sensación que yo tenía. 

Ya habían pasado más de seis meses, cuando tuve que hablar con ellos. Ambos, me juraban y perjuraban que estaban interesados, pero realmente no era así. 

Un año después, y en vistas de que este primer proyecto no iba a ninguna parte, decidí poner punto y final a nuestra “actividad emprendedora”. Sinceramente, acabé desesperado de estar tirando del uno y del otro. Yo también tengo parte de culpa en todo esto, y quizás sea debido a que no he elegido a mis “socios” de la mejor manera posible.

En resumidas cuentas, a pesar de haber perdido un año, puedo decir con total seguridad que en mi caso, prefiero comenzar y emprender yo solo. Está claro, que no todo el mundo esta igual de implicado en el proyecto, ni todos hacen las mismas funciones.

Si realmente quieres seguir adelante con tu/s socio/s, pregúntante algo antes: ¿Estáis todos igual de implicados? ¿Realmente sabéis lo que queréis?  ¿Por qué ellos y no otros?

Si a pesar de todo esto, seguís queriendo continuar vuestro proyecto juntos, adelante. Tan sólo desearos mucha suerte.

“Intentando apren-empren/der cada día…” 

Es la pregunta que me hago cada día cuando me levanto. ¿Seré capaz de llevar a cabo mi proyecto y poder vivir de él?

No os puedo engañar, ni me voy a engañar a mi mismo, he de reconocer que soy un auténtico novato en esto. Parto totalmente desde cero, sin experiencia alguna, pero esto no van a frenar mis ganas de lucha, mis ganas de aprender cada día y mis ganas de poder conseguir aquello que siempre he querido.

Podemos hacer un resumen rápido de la situación que tengo por delante:

  • Sin experiencia (a la hora de crear una empresa, etc…)
  • Sin dinero.

¿Difícil? Sí. ¿Imposible? No.

Iré haciendo un resumen de todas mis experiencias. De cada paso que doy, ya sea bueno o malo, de mis impresiones, de porqué hice esto, y no lo otro, de eventos a los que acuda…

Ojalá este blog sirva, no sólo para ver los progresos diarios, sino para poder ayudar a esa gente que tiene ganas de comenzar una nueva vida, pero no consigue dar ese pasito que hace falta.

A mí me ha costado más de un año decidirme, es una decisión que llevo sopesando mucho tiempo, y HOY por fin, ¡ES EL DÍA! Esperemos que haya suerte, porque esto será largo y nada fácil…

 

“Intentando apren-empren/der cada día…”